Novedades

    Festival El Cruce febrero 2018
    "Entre la Tradición y la Experimentación"
    EL CRUCE | FEBRERO 2018 | 18° FESTIVAL INTERNACIONAL DE ARTES ESCÉNICAS CONTEMPORÁNEAS "Entre la Tradición y la Experimentación"

    El Cruce es un Festival independiente creado por COBAI con la necesidad de promover y afianzar en Rosario, un espacio de encuentro para la producción de grupos y compañías independientes de artes escénicas contemporáneas que tienen como eje de trabajo la investigación, el movimiento y el cruce de lenguajes. 

    El cuerpo y el mundo, el adentro y el afuera, la esencia y la existencia, binomios que se complementan constantemente en el marco de la danza, y nos invitan a problematizar, a pensarnos desde un lugar que nos es tan propio como ajeno. La experiencia de la danza nos da la oportunidad de poner en movimiento aquello que nos pertenece pero que desconocemos como tal. Hay un momento en el que emerge la necesidad de preguntarnos ¿qué somos? ¿quiénes somos? ¿cómo somos? Y estas preguntas que nos atraviesan y nos indagan desde lo más íntimo se entraman con nuestra historia, con nuestra tradición, con aquello que trasciende al cuerpo, pero que lo constituye definitivamente.

    Cada cuerpo contiene como posibilidad a todos los cuerpos, y cada cuerpo es capaz de hacer de sí su propia historia, pero esta historia se conjuga con el tamiz de lo habitual, de la costumbre, de lo que nos pertenece a todos. El cuerpo danza, y lo hace desde su singularidad que es social y colectiva. El cuerpo danza y, en la expresión de su lenguaje, podemos encontrar la forma de nuestra identidad.

    Para esta edición del Cruce cruzamos dos miradas: la de lo tradicional y la de lo contemporáneo. Dos miradas que no se alejan entre sí, sino que son, a la vez, conjuntas y complementarias. En esta edición nos interesa que nuestras investigaciones se aborden desde la idea de que el pasado es en el presente una forma posible de contemporaneidad. Queremos llevar el tiempo a la fibra sensible de lo que se experimenta, poner el pasado por delante, en la esfera de lo que conocemos, y dejar atrás el futuro y todo aquello de lo que nada podemos saber.

    La propuesta de este Cruce nos lleva a dar dimensión a la potencia crítica de la danza que se aloja en la producción subjetiva de un cuerpo —que nos contiene a todos— y que simboliza la historia de los sentidos que producen, en la inmediatez, diferentes miradas.